El pescador que batía el agua

por | Nov 14, 2022 | Opinión | 0 Comentarios

Compartir en redes

Valencia, 14 de noviembre- Enrique Benavent

“A río revuelto, ganancia de pescadores”. El filólogo José María Sbarbi en su monumental Diccionario de Refranes, Adagios, Proverbios, Modismos, Locuciones y Frases proverbiales de la Lengua Española, publicado postumamente en 1922 glosaba este archiconocido refrán en los siguientes términos: «es proverbio que alude a los que medran aprovechando las revueltas y trastornos». Ya en el siglo XV el Marqués de Santillana en Refranes que dizen las viejas tras el fuego, citaba este proverbio aludiendo a que «en los negocios do ay confusión medran los codiciosos y bulliciosos». En ese mismo sentido lo emplea en La Celestina el criado Pármeno, quien desengañado de que sus intentos por advertir a su amo de los tejemanejes de la vieja alcahueta solo hayan servido para que este le humille y se enoje con él, finalmente se deja corromper y exclama: «Destruya, rompa, quiebre, dañe; dé a alcahuetas lo suyo, que mi parte me cabrá. Pues dicen “A río vuelto, ganancia de pescadores”».

En lo tocante a los adagios y refranes es frecuente que para expresar diferentes pensamientos cada cultura recurra a imágenes distintas. Así nosotros para expresar el enorme parecido entre dos personas decimos que son como dos gotas de agua, en cambio en la antigua Grecia hubieran dicho que se parecían como un higo a otro higo. Por ello resulta llamativo que en otras lenguas se encuentre este refrán casi en los mismos términos que en español, a fiume torbido guadagno di pescatore, in trüben Wassern ist gut fischen, it’s good fishing in troubled waters. La explicación de esta coincidencia es que la expresión tiene su origen en las fuentes del pensamiento occidental, la Grecia clásica, en concreto en la fábula de Esopo titulada El pescador que batía el agua.

Cuenta el fabulista que un pescador se hallaba en un río enturbiando el agua para que los peces cayeran en las redes que había tendido. Los lugareños se quejaban porque no podían beber de esas aguas turbias, a lo que el pescador respondía «si no remuevo el agua así, moriré de hambre». Como todas las fábulas la historia concluía con una moraleja: «Así también los dirigentes de las ciudades consiguen más cuando llevan su patria a la discordia».

Releyendo a Esopo y meditando sobre la conclusión de la fábula me ha venido a la mente el recuerdo de aquella entrevista masaje que durante la campaña electoral de 2008 Iñaki Gabilondo realizó a Zapatero en Cuatro. Al finalizar la entrevista se coló un off the record: el telepredicador untuoso le preguntó a Zapatero cómo les iban los sondeos y el entonces presidente con hipócrita sonrisita le respondió: «lo que nos conviene es que haya tensión». Es decir, enturbiar las aguas, enfangar el terreno de juego.

A Zetapé, que se parece a Mr. Bean como un higo a otro higo, le salió bien la jugada y ahora su epígono Sánchez ha decidido llevar la estrategia a extremos hace poco inimaginables: desenterrar muertos, reabrir heridas, enfrentar a los territorios, escandalizar a gran parte de la ciudadanía,  todo vale para aumentar la tensión. Si a Su Sanchidad le conviene polarizar la sociedad hasta límites intolerables en beneficio propio, lo hará con tal de mantener los privilegios de Su Persona. Parafraseando a Pármeno no dudará en  destruir, romper, quebrar, dañar a España si es lo que le conviene para aferrarse a la poltrona. La cuestión es si se lo vamos a consentir.

Consum

Opinión

A propósito de la Constitución

A propósito de la Constitución

Artículo de opinión- Juanvi Pérez Un año más llegamos fieles a la cita constitucional. Cuarenta y cuatro años después del mayor logro como sociedad...

leer más
Recortes

Recortes

Valencia, 3 de diciembre de 2022 - Fernando De Rosa, senador Partido Popular El Real Decreto 954/2022 de 15 de noviembre, publicado en el BOE número...

leer más

Recientes

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *