Regasificación: el factor clave de España frente a la UE

por | Nov 17, 2022 | Opinión | 0 Comentarios

Compartir en redes

17 de noviembre de 2022 – Manuel Argüelles, socio director PV Ingen

Vivimos unos momentos realmente convulsos en materia energética. Las noticias se acumulan en relación con la geopolítica y las decisiones tomadas para controlar el conflicto energético en Ucrania, lo que está llevando a Europa a un problema de suministro y de precios que arrastra a las economías por la inflación desbocada.  

No obstante, hay que recordar que este conflicto bélico ha amplificado el problema del precio de la energía, pero no es justo atribuirle el 100% de la culpa.  

De hecho, no hay más que recordar que el 23 de diciembre de 2021, ya se superaron en España los 400€/MWh en el mercado eléctrico, lo que nos hace pensar que estamos ante un problema estructural y no coyuntural como muchos insisten en hacernos creer.  

Además, el Gobierno de España ha insistido mucho en hacer todo lo posible por mantener el precio de la energía en los niveles de 2018, aunque se dé la paradoja de ser el año más caro de los últimos ejercicios.  

En este sentido, la dependencia del gas que sufre Europa frente a la parálisis de abastecimiento por la invasión rusa en Ucrania, tiene como origen unas políticas poco acertadas de algunos países con Alemania a la cabeza que ahora son los más afectados por la guerra.  

Estas decisiones han arrastrado imperiosamente al resto de la UE a modelos energéticos excesivamente dependientes de la electricidad en ciclos combinados, lo que ha supuesto un conflicto y aumento muy pronunciado de los precios, a raíz del   riesgo de suministro.  

Y es que no sólo hablamos de un desplazamiento en la curva de oferta y demanda, sino que también viene amplificado por el efecto potenciador que supone cambiar el suministro por tubo al de los barcos metaneros.  

De hecho, los buques implican un proceso de licuefacción, transporte y regasificación que lo hacen más caro. A lo que hay que añadir la circunstancia de que la UE no está preparada para sustituir el abastecimiento por gasoducto, ya que no tiene la suficiente infraestructura de regasificación, a excepción de España. 

Y esto se debe a que nuestro país, aislado históricamente de los gasoductos europeos, no tuvo más remedio que desarrollar una red de regasificación y almacenamiento que con el tiempo se ha convertido en extraordinaria y positiva para nuestros intereses. 

En la actualidad, España dispone del 35% de la capacidad de regasificación de Europa y el 30% de almacenamiento de todo el viejo continente. Y todo esto, a pesar de tener 2 gasoductos que vienen desde Argelia: el gasoducto del Magreb (Marruecos) y el Medgaz (Almería).  

Unas infraestructuras que no se encuentran operativas en el caso del Magreb, por un conflicto entre Argelia y Marruecos. Y es que nuestro principal proveedor africano se negó a pagar los 200MM€ a Marruecos por el permiso de paso, lo que ha perjudicado gravemente a España.  

Y en lo que respecta a la tubería que enlaza Almería con África, siendo el único enlace con nuestros vecinos del Sur, salvo la futura conexión de Barcelona con Marsella que será la alternativa al Midcat, corre serio peligro para el futuro, por la posición de Pedro Sánchez, respecto al Sahara occidental. 

Con lo cual, la situación es cada vez más compleja, pero España, por una vez, cuenta con una gran ventaja, respecto a nuestros vecinos europeos: su capacidad regasificadora. 

Consum

Opinión

A propósito de la Constitución

A propósito de la Constitución

Artículo de opinión- Juanvi Pérez Un año más llegamos fieles a la cita constitucional. Cuarenta y cuatro años después del mayor logro como sociedad...

leer más
Recortes

Recortes

Valencia, 3 de diciembre de 2022 - Fernando De Rosa, senador Partido Popular El Real Decreto 954/2022 de 15 de noviembre, publicado en el BOE número...

leer más

Recientes

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *