Carlos Mazón es la esperanza

por | Nov 1, 2022 | Opinión | 0 Comentarios

Compartir en redes

Valencia, 1 de noviembre de 2022- por Fernando de Rosa

El escritor argentino, Julio Cortázar, tiene una cita célebre que resume la sensación que muchos valencianos tenemos ante las citas electorales que se avecinan el próximo año. Esta frase es: “La esperanza le pertenece a la vida, es la misma vida defendiéndose”.

Efectivamente, el presidente del Partido Popular de la Comunitat Valenciana representa la esperanza de una vida mejor, porque los ciudadanos valencianos estamos defendiendo nuestra vida de la resignación y abandono que representa el gobierno tripartito de la Generalitat.

El Gobierno de Sánchez ningunea a la Comunitat y Puig se pliega a los deseos caprichosos del presidente del gobierno, sin hacer protesta alguna. Si Sánchez baja la inversión en las tres provincias de la Comunitat, especialmente en Alicante, Puig en vez de plantarse ante la Moncloa y exigir la mejora presupuestaria, se dedica a quitar inversiones en una provincia para paliar el desastre ocurrido en otra. Y así llevamos casi ocho años en los que poco a poco los ciudadanos de nuestra Comunitat hemos ido perdiendo la esperanza.

Es realmente descorazonador que a fecha 30 de septiembre solo se haya ejecutado un 20% de las inversiones que prometieron en los presupuestos de este año. Es especialmente grave la falta de ejecución de la Conselleria de Vivienda gestionada por Podemos, únicamente un 14%; la de Hacienda, gestionada por el “delfín” político de Puig, el conseller Arcadi España, que solo ha ejecutado el 29%; la de Agricultura gestionada por Compromís, únicamente un 38%; además de la de políticas sociales que solo ha ejecutado un 50%, siendo este el mayor  fracaso de la exvicepresidenta Oltra y de la actual Aitana Mas.

Esa es la realidad y frente a esta ineficacia, el presidente del PPCV, Carlos Mazón, ha puesto encima de la mesa una batería de propuestas que devuelven la esperanza.

Así pues, la propuesta consiste en una “revolución” necesaria para reactivar la economía, con la bajada de los impuestos en una cuantía histórica de 1530 millones de euros, para que dicho dinero esté en los bolsillos de los valencianos y así podamos llegar a fin de mes. Esta rebaja no supone restar calidad a los servicios públicos ya que afectará a las partidas que actualmente son destinadas a cargos de confianza, subvenciones a entidades catalanistas y estructuras improductivas.

La nueva política fiscal afectará al 80% de los valencianos, que suponen las clases medias y trabajadoras, autónomos, pequeños empresarios y a quienes crean riqueza y puestos de trabajo. Pero también a las familias numerosas, a aquellas que tienen algún miembro con diversidad funcional o que tengan a personas mayores a su cargo.

Esta “revolución” fiscal dará un claro impulso económico a nuestra sociedad ya que tendrá como finalidad impulsar el crecimiento y no las políticas sectarias o simplemente ideológicas, facilitando el acceso a la vivienda y al trabajo de los jóvenes, parados de larga duración, y aquellos a los que la crisis les está golpeando duro.

Los tributos a reformar serán el tramo autonómico del IRPF, el impuesto sobre el Patrimonio, el de Sucesiones y Donaciones, y el de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Actualmente, la Comunitat tiene el tipo autonómico más alto de España en impuesto de la renta, así pues, somos los ciudadanos que más nos sangra nuestro gobierno autonómico, y no somos los que mejores servicios tenemos, por eso nos preguntamos a dónde va todo nuestro esfuerzo si recaudan y luego no lo invierten. Por eso es necesario rebajar la carga fiscal de los salarios más bajos y aumentar el mínimo personal y familiar exento como ayuda para satisfacer las necesidades básicas de aquellos que peor lo están pasando.

También se eliminará el impuesto del Patrimonio con una bonificación del 100%, ya que se trata de un impuesto que penaliza el ahorro y es una barrera para la inversión. No hay que olvidar que España es el único país de la Unión Europea que aplica este impuesto, siendo la Comunitat la tercera en la que más pagamos por este impuesto.

Con respecto al impuesto de Sucesiones y Donaciones se bonificará al 99% para los hijos, a los cónyuges y a los padres, y para hermanos y sobrinos al 50%, desapareciendo prácticamente este impuesto tan injusto.

También la “revolución” afectará al impuesto de transmisiones patrimoniales, reduciéndolo del 10% actual, al 6% para compras de inmuebles de menos de 250.000 €, del 8% para los valorados menos de 600.000€ y para los que superen esta cantidad se pagará el 9%. Para las transmisiones de bienes muebles se pasará del 6,5 actual a un 4%.

Esta “revolución de la esperanza” supondrá bajar la presión fiscal un 15.9% y mejorará el crecimiento, ya que supone la creación de alrededor de 70.000 puestos de trabajo, fundamentalmente en la caída de un 5.34% en el desempleo juvenil, un 2.2% en el desempleo femenino y 3.14% en el desempleo de los mayores.

Todas estas propuestas reflejan que hay una clara alternativa al aletargamiento económico y social a que nos está llevando el gobierno de Ximo Puig. Esa alternativa es la “revolución” de Carlos Mazón, que está poniendo en práctica la frase de Cortázar, ya que está levantando la bandera de la esperanza como defensa frente a otros cuatro años más de decadencia.

Consum

Opinión

A propósito de la Constitución

A propósito de la Constitución

Artículo de opinión- Juanvi Pérez Un año más llegamos fieles a la cita constitucional. Cuarenta y cuatro años después del mayor logro como sociedad...

leer más
Recortes

Recortes

Valencia, 3 de diciembre de 2022 - Fernando De Rosa, senador Partido Popular El Real Decreto 954/2022 de 15 de noviembre, publicado en el BOE número...

leer más

Recientes

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *